No extrañas ni necesitas a tu ex, te necesitas a ti…

Tú te abandonaste, así lo decidiste al ceder, al darlo todo y aceptar nada. Ahora debes hacer algo para recuperarte.


Anuncios

Tus piernas temblaban. El tic tac de tu corazón se volvió una agresiva secuencia de tamborazos que no podías controlar. Las manos te sudaban hasta el punto en que tenías que secarlas cada cinco segundos sobre tu suéter. Pensaste que ibas a morir, literalmente. Sentías que no podías respirar, que una extraña fuerza estrujaba tu corazón. Te dolía el pecho y no eras capaz de formular una sola frase sin romper en llanto.

¿Sabes por qué te sientes tan vacía desde que él se fue? Porque lo estás.

Tienes miedo a sentirte sola, a nunca volver a ser feliz y a no enamorarte otra vez. En lo único que puedes pensar es en que regrese; estás segura de que eso solucionaría toda tu desgracia. Pero, aunque lo jures no extrañas ni necesitas a tu ex, te necesitas a ti.


Anuncios

No lo extrañas

Ya sé que no puedes creerlo; las horas que has pasado en pijama con un chongo enmarañado, dos litros de helado a punto de devorar y el teléfono celular a milímetros de ti por si te llama, son la prueba fehaciente de que lo extrañas como nunca a nadie.

Pero no es otra cosa que una mentira. Extrañas lo que él te hacía sentir, no lo añoras a él. Extrañas saber que alguien estaba a tu lado, deseas escuchar cosas bonitas sobre ti y anhelas la sensación de que alguien está ahí para sostenerte emocionalmente.

Él se fue y hubo un porqué: las cosas no funcionaron. No hay otra respuesta cuando una relación termina y esto no quiere decir que haya sido su culpa o la tuya. No importa quién de los dos tomó la decisión, la realidad es que estar juntos no resultó.

¿Por qué crees que, si regresa, esta vez, sí funcionarían?

La memoria es tramposa, cuando lo recuerdas sólo visualizas los momentos felices, lo dulce que era su presencia, el calor de su cuerpo, la simpatía de sus palabras y la fuerza de su risa a tu lado. Sin embargo, has olvidado las peleas, los celos, las llamadas no respondidas, los malos tratos, las groserías, la indiferencia y los malentendidos que te hacían profundamente infeliz.

No lo necesitas

 La felicidad no viene en par. Afortunadamente para todos, cada uno es responsable de su bienestar y por ello no hay manera en la que necesites a una pareja para encontrarte emocionalmente plena. Pero sí, efectivamente es más cómodo pensar que tu alegría depende de quien está a tu lado.

Si crees en “el amor de tu vida”, esta ruptura te ha enseñado que él no es esa persona. Tranquila, si en verdad él es tu compañero de vida —si es que eso existe—volverán a estar juntos de manera inevitable; quizá no ahora sino en algunos años.

Piénsalo… sentiste que ibas a morir cuando se fue, pero ya no está y tú no has muerto; sigues aquí y estás completa.

 

Si te esfuerzas, recordarás que ya has pasado por esto antes y –por lo tanto– sabes que eres capaz de superar esta pérdida. En el fondo sabes que no hay mal que dure para siempre y dominas que, aunque no veas la luz al final de este horrible túnel, en algún momento ésta se asomará en tu camino.

Antes de encontrarte con él tú ya vivías, respirabas, sentías, amabas, llorabas, jugabas, reías y disfrutabas. Antes de él tú ya tenías una vida y eras feliz con ella.

Te necesitas a ti

 

Enamorarse a veces implica perderse. Pensar en otro, procurarlo y amarlo nos pone en riesgo de extraviarnos a nosotras mismas. Eso ha pasado desde que la primera mujer escuchó y dijo el primer “te amo” sobre la Tierra.

 

Tú te abandonaste, así lo decidiste al ceder, darlo todo y aceptar nada. Ahora debes hacer algo al respecto para recuperarte.

 

Lo único que queda es reencontrarte, hacer las paces contigo, volver a ser lo que eras antes de él y descubrir lo mucho que has cambiado y crecido. ¿Hace cuánto no pasas tiempo contigo misma?

Si piensas que no es fácil, que vas a fallar, que volverás a sentirte mal, que vas a tener ganas de llamarle y stalkearlo, que seguirás llorando todas las noches y que la tristeza no desaparecerá, tienes razón. Así será, pero aunque no lo creas ese dolor es necesario para reencontrarte y recuperar todo lo que creías perdido. Saberte como un ser sensible y vulnerable que ama y sufre, pero que al al final perdona y supera, es necesario para crecer y mejorar como ser humano.

Si estás vacía luego de su partida, no es momento de apresurarse a llenar ese espacio. Míralo, recórrelo, habítalo, entiéndelo como parte de ti. Aunque desgarre, el amor es algo que volverías a elegir una y otra vez; de hecho, vas a volver a enamorarte y a desenamorarte muchas más veces de las que te imaginas.

Después de pasar por esto tantas veces, serás cada vez un poco más fuerte y nada ni nadie provocará que te vuelvas a perder, pues la realidad es que no extrañas ni necesitas a tu ex, te necesitas a ti.


Anuncios

 

Check Also

Dale un giro positivo a tu actitud, adiós a la vieja personalidad!!

En la Tierra viven cerca de 7 mil millones de personas, entonces es imposible conocer …